Estudiar el idioma alemán

Estudiar el idioma alemán en el norte del país es altamante recomendable, debido a que en esta región se habla el Hochdeutsch (alemán estándar). Por supuesto, que Hamburgo también tiene su dialecto pero los habitantes de esta ciudad no son tan pretensiosos en mostrarlo.

Si se desea hacer cursos intensivos: de 5 horas al día, de lunes a viernes y con suficiente de tarea; en una escuela ubicada en el corazón de la ciudad. Entonces el Instituto Colón es la mejor opción.

Muy cerca del Instituto Colón se encuentra también el reconocido Centro de Idiomas Berlitz.

Otra escuela más económica, y con profesores de calidad, es la Hamburger Volkschochschule. Además de que la escuela se encuentra en uno de los barrios más alternativos de Hamburgo: la Sternschanze. Distrito lleno de Kneipes, tiendas de antigüedades, galerías de arte, cines y mucho más.

ESTUDIAR EN ALEMANIA:

Estudiar en Alemania:

ESTUDIAR EN ALEMANIA:

por la “Crónica de México”

Más mexicanos podrían estudiar en Alemania… pero no lo saben
Antimio Cruz en Berlín, Alemania |
Experiencia. “Recomiendo a los jóvenes mexicanos ser más aventados y plantearse un modelo de estudios diferente a la típica beca en Estados Unidos”, indica Emilio Lozano. Foto: Antimio Cruz

Aunque las universidades alemanas están en las listas de las mejores del mundo y a pesar de que la colegiatura de un semestre cuesta menos que en la mayoría de las universidades privadas de México, todavía son muy pocos los jóvenes mexicanos que solicitan becas o intentan estudiar en estas instituciones de educación superior.

El anterior diagnóstico fue compartido en la capital alemana por el profesor Ingo Meyer, jefe del programa de alumnos extranjeros de la Universidad Técnica de Berlín, y el ingeniero mexicano Emilio Lozano Barrera, egresado de esa misma universidad en el área de nuevos materiales.

Durante dos entrevistas por separado con Crónica, ambos universitarios coincidieron en que en México existe una fuerte tendencia a buscar becas en Estados Unidos y un temor a estudiar el idioma alemán. Estos dos factores hacen que México ocupe menos del 1 por ciento de los espacios destinados para alumnos extranjeros en Alemania.

“No creemos que se deba a una cuestión de costos pues, por ejemplo, en la Universidad Técnica de Berlín, donde se inventó la primera computadora de la historia, el primer microscopio electrónico y el primer detector portátil de radiación, estudiar un semestre cuesta entre 300 y 350 euros (entre 5 mil y 6 mil pesos). Esta cifra es mucho menor que los 10 mil dólares por semestre (120 mil pesos) que cobran muchas universidades de Estados Unidos”, indicó Meyer, quien coordina un área donde apoyan a casi 5 mil estudiantes extranjeros.

La Universidad Técnica de Berlín es una de las más cosmopolitas de Europa pues de sus 30 mil estudiantes, 5 mil son extranjeros. De ellos, sólo 52 provienen de México.

Lozano Barrera, quien tiene 28 años de edad, dice que una de las diferencias entre el sistema universitario de México y el de Alemania es que en nuestro país los alumnos todavía se apoyan mucho en la vigilancia del profesor e incluso hasta el último semestre de la carrera se pasa lista, mientras que en Alemania los profesores dan su clase y el alumno puede acudir o no “pero eso sí, al final del semestre se presenta un solo examen y ahí se ve si aprendiste o no”, dice el joven oriundo de Chihuahua, Chihuahua.

“Yo le recomendaría a los jóvenes mexicanos ser más aventados y plantearse un modelo de estudios diferente a la típica beca en Estados Unidos”, indica Lozano, quien explica que en el primer año de estudio en Alemania los jóvenes no pueden trabajar pero que en el segundo año pueden tomar trabajos de uno o dos días, con los que ganan la mitad de todos sus gastos de manutención. “A mí me mandaban mis padres cerca de 300 euros al mes -4 mil 500 pesos- y yo ganaba más o menos lo mismo aquí, con lo que no era tan pesado el gasto para mis padres, además hay muchas becas de Conacyt y del gobierno alemán, pero creo que la gente no las conoce”, añadió.

La Universidad Técnica de Berlín forma parte de una extensa red de universidades alemanas y colabora con instituciones mexicanas como la UNAM y el IPN.

“Es importante que los jóvenes no tengan miedo de venir a una cultura diferente. A fin de cuentas, la vida es como en muchas otras ciudades, aprendes a andar en metro, rentas un lugar para vivir y tienes que ir a las tiendas. Yo preparé el otro día una cena de tacos al pastor con todos los ingredientes, algunos los compré aquí y otros los compré por internet y me los mandaron de Munich”, dice el joven mexicano.

FUENTE: La Crónica